Diabetes en Nueva Zelanda

Tenemos el agrado de presentar nuestra primera parada en nuestro “viajar con diabetes” tour: Nueva Zelanda. Hace una semanas, tuvimos el placer de reunirnos con el presidente de la filial de Waikato de Diabetes New Zealand, Murray Dear, y la educadora, Angélica von Reitzenstein. Ellos nos describieron como es la vida para los neozelandeses con diabetes.

¿Qué es Diabetes New Zealand y cómo ayuda a las personas con diabetes?

Nosotros somos una organización de apoyo para los diabéticos en Nueva Zelanda. Esto incluye a la gente que tiene diabetes, a sus familiares directos, y a sus cuidadores. Nosotros no damos apoyo clínico -eso se lo dejamos a los profesionales- pero si ofrecemos todo tipo de apoyo no clínico, como por ejemplo educación, orientación y consejos. Específicamente, nuestra misión es dar apoyo a todos los neozelandeses con diabetes o con alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 para vivir plena y activamente sus vidas.

Nuestra oficina sirve como un punto de encuentro para la gente que necesita información sobre diabetes, en particular para los recién diagnosticados. Nosotros ofrecemos sesiones de grupo, una revista y tenemos una pequeña tienda con productos relacionados a la diabetes. También, organizamos tours al supermercado y apoyamos activamente a la gente con diabetes. Además, Angélica se reúne con diabéticos individualmente y participamos en la investigación sobre la diabetes junto a instituciones científicas. Actualmente, nosotros estamos terminando noviembre, nuestro mes de concientización sobre la diabetes.

¿Qué métodos de difusión usan?

La mayoría de las personas vienen por su cuenta, pero algunos vienen por recomendación de los/las enfermeros/as  porque ellos/as saben que estamos aquí. Cuando los/las enfermeros/as  tienen pacientes que necesitan más explicación acerca de la enfermedad, los mandan a nosotros. En la mayoría de los casos, nosotros les ayudamos con sus dietas.

¿Reciben ayuda económica pública o privada?

No recibimos fondos públicos. En Nueva Zelanda, todo el dinero destinado a la diabetes va al sistema sanitario. Pero no para las organizaciones de apoyo. Nuestra oficina central recibe ayuda económica del gobierno para cubrir los costes básicos, pero nada de eso llega a nosotros.

Nosotros hemos recibido alguna subvención para cubrir algunos costes para la campaña de nuestro mes de concientización sobre la diabetes, pero nosotros, básicamente, dependemos de donaciones, subsidios y rifas. Es siempre un gran esfuerzo. Esos fondos también tienen que cubrir los costes de nuestro campamento anual para niños con diabetes tipo 1. Ese es otro gasto importante para el cual debemos recaudar dinero.

¿Podrían describirnos brevemente el panorama actual de la diabetes y su tratamiento en Nueva Zelanda?

En este momento, hay alrededor de 250.000 personas diagnosticadas con diabetes en Nueva Zelanda, pero hace 10 años había 125.000. Y también hay otras 900.000 personas que han sido identificadas en riesgo de desarrollar la enfermedad en los próximos 10 años. Esas personas son las que ya tienen pre-diabetes o algún otro desorden metabólico. Entonces, nosotros tenemos un gran problema creciente en Nueva Zelanda. De estos 250.000, el 90% son de tipo 2 y el 10% de tipo 1. Hay un pequeño grupo con diabetes gestacional y, aunque generalmente desaparece después del embarazo, estas mujeres tienen también un alto riesgo de tener diabetes tipo 2 más adelante. Por lo tanto, nuestro trabajo es una lucha cada vez más difícil.

El estándar en sanidad que tenemos en Nueva Zelanda es bastante bueno. El gobierno financia toda la sanidad pública. También hay sanidad privada, pero es suplementaria a la pública. Los tiempos de espera no son muy largos. Nuestro sistema sanitario no tiene mucha inversión por parte del gobierno, pero, hay que tener en cuenta que podríamos invertir todo nuestro PBI en salud y no sería suficiente dinero. Pero no tenemos gente muriendo en la calle por complicaciones relacionadas a la diabetes. Ellos no están desatendidos.

Cualquier persona con diabetes también tiene derecho a una revisión anual que incluye un análisis de sangre y un test de microfilamentos en sus pies, todo gratis. Además, todos los diabéticos deberían hacerse un fondo de ojos cada dos años y eso también estaría cubierto por la sistema público de salud.

¿Los pacientes pagan por la insulina, medidor de glucosa y demás productos relacionados al cuidado de la diabetes?

Toda la medicina para la diabetes está parcialmente subvencionada por el gobierno. Si necesitas ver a tu doctor, habría una taza que se debería pagar, pero también está subsidiada por el gobierno. Cuando necesitas una receta, hay una taza de 5 dólares neozelandeses por receta pero hasta un máximo de 20 recetas por año. Las siguientes son gratis. Por lo tanto, el máximo que pagarías en un año es 100 dólares. Si te inyectas insulina, no es difícil alcanzar ese máximo. Entonces, aunque la medicina no está totalmente subsidiada, el estándar es bastante bueno comparado con otros países.

Los glucómetros son gratis para las personas con diabetes tipo 1. En caso contrario, tienen un pequeño coste. Si eres insulinodependiente o si tienes diabetes tipo 2 y estás tomando pastillas sulfonilureas, como Gliclazide por ejemplo, tienes todas las tiras reactivas que quieras. Si tienes tipo 2 y tu medicación es biguanida, como Metformin por ejemplo, o no necesitas medicación, entonces tienes derecho a una caja de cincuenta tiras cada tres meses. Entonces, según tu tratamiento, hay algunos límites con la cantidad de tiras que te corresponden de forma gratuita.

¿Qué se podría mejorar en el sistema sanitario de Nueva Zelanda?

Nosotros tenemos acceso a toda la medicación oral existente, pero hay algunos nuevos tratamientos, como los inhibidores DPP-4 o Januvia por ejemplo, que están en Nueva Zelanda pero todavía no los cubre la sanidad pública.

También sabemos que hay muchas personas que son pre-diabéticas y que están en riesgo de desarrollar la enfermedad y no hay financiación por parte del gobierno para atender y hacer un seguimiento de estos pacientes. Y porque es sólo prevención, las visitas a el/la enfermero/a son bastante limitadas. Entonces, muchos acuden a nosotros. Tenemos un manual de pre-diabetes y una guía para conocer los factores de riesgo. Pero podríamos estar haciendo mucho más.

¿Ustedes creen que la gente de su país está bien informada sobre la diabetes?

En Nueva Zelanda, hay un gran porcentaje de población que tiene poco o ningún conocimiento acerca de la diabetes.  Nuestro deber es enseñarle a la gente diagnosticada a autogestionarse tan bien como sea posible. En estos dos últimos años, tuvimos un mes de acción para la diabetes donde salimos a la calle y le dimos un buen impulso a la concientización sobre la diabetes. Pero tenemos recursos limitados. Entonces no, aunque nosotros lo intentemos con fuerza, el neozelandés promedio no está bien informado sobre la diabetes.

¿Qué recursos específicos le ofrecen a los diabéticos que quieren viajar?

La página nacional de Diabetes New Zealand brinda información acerca de cómo transportar y almacenar tu medicación mientras viajas. Si hablas con tu doctor sobre tus planes de viaje, hay mucha flexibilidad y comprensión. El máximo de medicación que te pueden recetar es por tres meses, pero ellos escriben cartas claras sobre el tratamiento y la concentración de insulina que necesitas. Aquí puedes conseguir algunas cosas, pero para un viaje largo, tienes que conseguir la insulina en el país adonde vayas. Solo necesitas ir a la farmacia en él y preguntar. Seguramente deberás pagar por la insulina en otro país, pero la conseguirás.

Si eres extranjero y estás viajando con diabetes por Nueva Zelanda, puedes ir a urgencias en la ciudad donde estés. Tendrías que pagar una tasa, alrededor de 40 dólares neozelandeses, y entonces serías atendido. Si tu insulina es de otro país, nuestros endocrinólogos están bien informados para hacerte recetas de insulina que coincidan con el tipo y la concentración que necesitas.

Recent Posts

Comments/Comentarios

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.