Guia practica para viajar a Nueva Zelanda

Glaciar Rob Roy

 

  1. LLEGADA – ADUANA

Las autoridades aduaneras de Nueva Zelanda son bastante exigentes con todo lo relacionado con una contaminación venida del exterior. Incluso, es posible que intenten limpiarte y desinfectarte la mochila si la ven muy sucia. A mí, personalmente, me pidieron que les mostrara las botas de monte que llevaba puestas por si tenía rastros de tierra “importada”. En cambio, con respecto a la insulina no me hicieron ninguna pregunta ni les tuve que mostrar el certificado de mi doctora diciendo que soy diabético. Debo decir que llevo una mochila entera llena de insulina e insumos que tienen que ver con la diabetes. En el papel que te dan en el avión para rellenar con la declaración de aduana, dejé sin responder la pregunta de si traía medicina porque no sabía, según la cantidad que llevaba, si debía contestar que si o que no. A la persona que me miró las botas y que había que entregarle el papel con la información le pregunté que debía contestar en esa pregunta y me dijo que, si era diabético y traía insulina para uso personal, debía responder que no.

Las personas con pasaporte de Argentina, Brasil, Uruguay o España no necesitan visa de turista para entrar a Nueva Zelanda siempre y cuando no se queden más de 3 meses y tengan un pasaje de salida del país.

En mi caso, yo tramité desde España una visa de turista de 6 meses a través de internet. El trámite es relativamente sencillo ya que consiste solo en subir a la página de inmigración del gobierno todos los documentos que te piden y mandárselos. Tal vez lo más tedioso (y caro) es tener que hacer traducir por un traductor oficial algunos de esos documentos.

Una vez mandado los papeles, la respuesta otorgándome la visa tardó 10 días aproximadamente. Acostumbrado a lidiar con las autoridades españolas de inmigración, este trámite fue sospechosamente fácil, rápido y satisfactorio. Además, tienen un teléfono al cual llamar en caso de tener alguna duda. ¡Y te contestan!

Blue Spring

 

  1. COMO LLEGAR A LA CIUDAD

La mayoría de los vuelos internacionales llegan a Auckland, la ciudad más importante del país, aunque no su capital. Desde el aeropuerto al centro de la ciudad hay aproximadamente 40 minutos. La opción más barata es el SkyBus que cuesta NZ$18 y tiene varias paradas a lo largo del trayecto.

La siguiente manera más barata y que te dejará en la puerta del lugar donde te vas a hospedar es un shuttle que cuesta NZ$40. Es una pequeña combi con un trailer detrás para poner el equipaje. Yo como llegaba muy cargado junto a mis tablas de surf, esta fue la opción que tuve que elegir.

Por último, siempre se puede optar por un taxi. Pero hay que tener en cuenta que es la opción más cara y si el tráfico no es fluido, como suele ocurrir en Auckland, puede arruinarte el comienzo de tu viaje.

Geiser Pohutu

 

  1. COMPRAR UN AUTO O VAN

En NZ hay un mercado de autos usados que es difícil de comparar con otros países. Gracias a las visas Working Holiday, tanto los autos como las autocaravanas cambian de manos rápidamente y cada año tienen un nuevo dueño.

Hay páginas de Facebook de mochileros (como NZ Backpackers) donde se ofrecen vehículos a buen precio. Pero hay que tener en cuenta que, en general, la gente que va a estar un año recorriendo el país no tiene ni ganas ni tiempo de cuidar el auto.

También hay ferias los fines de semana en las ciudades más importantes donde se venden autos y furgonetas usadas a precios asequibles y en donde también es posible regatear.

Además, hay concesionarias de autos pero suelen ser más caros, aunque algunos tienen la ventaja que ofrecen garantía por unos meses.

Por último, también se puede buscar en Trade Me, el Ebay neozelandés.

En todos los casos, es recomendable llevar el coche a un mecánico antes de comprarlo. Nosotros, desesperados por escapar de Auckland, no hicimos esto y nos salió mal y tuvimos que gastar más dinero del que queríamos en arreglar el auto.

En NZ se conduce por la izquierda y el volante está a la derecha, al estilo inglés. ¡Cuidado con las rotondas!

La velocidad máxima es de 100 km/h, incluso en rutas que zigzaguean entre acantilados. Que no te extrañe ni te humille que los camiones te pasen, es algo que sucederá a menudo. Las carreteras, salvo la principal, son bastante malas y de un carril para ir y otro para venir. Incluso la principal, que cruza las islas de norte a sur, tiene muchos trayectos de un solo carril por lado. La ventaja es que casi no hay peajes. Nosotros, que recorrimos mucho las dos islas, sólo nos encontramos con dos, una yendo hacia Northland y el otro para entrar a Tauranga.

Para comprar y para vender el trámite es bastante sencillo. Solo hay que ir a una oficina de AA, llenar un papel y pagar en el caso de compra. El de vender es aún más simple, hay que llamar al número gratuito 0800 108 809, dar algunos datos del auto y del vendedor y listo.

La gasolina es cara y el precio cambia mucho de un lugar a otro. La más barata se consigue en Auckland y la más cara en toda la Isla Sur. El litro de gasolina está alrededor de NZ$2. El diesel es más barato pero los autos a gasoil, que no son muchos, tienen que pagar un impuesto adicional y por ende hay que hacer cuentas para saber si merece comprar un auto diesel.

Comprar un auto o una van es la mejor opción para recorrer el país ya que, además de la libertad, da acceso a sitios que sería imposible llegar sin contratar un tour. Si bien la mayoría de los lugares turísticos se pueden visitar hasta en helicóptero, el auto te da la opción de hacerlo por tu cuenta y a tu manera sin depender de nada ni de nadie. El transporte público es útil para trasladarse de ciudad a ciudad o dentro de las ciudades pero inexistente para llegar a los lugares turísticos fuera de ellas.

Para los peatones, NZ es un país complicado. En las ciudades los pasos de peatones escasean y el transporte público es muy caro. Fuera de los centros urbanos, también es una opción viable para recorrer el país hacer dedo. Hay mucha gente que se anima y lo hace de esta manera.

Lagos Tongariro

 

  1. ABRIR UNA CUENTA

Este es otro trámite bastante fácil de hacer. Si tienes la visa Working Holiday, la vas a necesitar porque seguramente te depositen el sueldo semanalmente en la cuenta. En Auckland, para los que tienen esta visa, los bancos marcan un día de la semana en el cual reúnen a todos los que quieren abrir una cuenta y se la hacen a todos de una vez. Ir otro día que no sea el indicado es en vano. En cambio, en los pueblos puedes ir cualquier día y no te harán problemas para abrir la cuenta.

Para los que no tienen la visa WH, hay que demostrar que vas a estar 6 meses o más en el país para que te permitan abrir una cuenta.

Hay muchos bancos pero los más importantes y los que encontrarás en todos lados son ANZ, BNZ y ABS. Nosotros elegimos el primero y también allí contratamos el seguro del coche.

Marlborough

 

  1. COMPRAR UN CHIP PARA EL TELEFONO

Hay tres compañías de telefonía móvil, Spark, Vodafone y 2 degrees. Las 3 ofrecen planes parecidos que arrancan en NZ$20 pero que, en general, suelen quedarse cortos de datos. Por este motivo, el wifi seguirá siendo tu mejor aliado.

Ashley eligió Vodafone porque las otras compañías no trabajaban con su modelo de teléfono. Yo, en cambio, elegí Spark porque tiene cabinas de teléfono en las calles de casi todos los pueblos y ciudades con wifi gratis para sus abonados. Otra ventaja que aprendí con el tiempo es que te regalan datos extras cada vez que lo recargas. Por ejemplo, yo tenía el plan básico de NZ$20 y 500 MB y a partir del segundo mes, cada vez que lo recargaba, me regalaban otros 500 MB.

Otro dato a tener en cuenta es que los kiwis todavía no conocen el Whatsapp y se siguen comunicando con los obsoletos SMS. Algunos dicen que han escuchado algo, pero la mayoría ni sabe lo que es Whatsapp ni ninguna otra aplicación de mensajería.

También hay que saber que no hay ninguna compañía que cubra todo el país con su cobertura. Hay muchos lugares (más de los que te imaginas) que tu teléfono sólo servirá para sacar fotos pero, al fin de cuenta, ese es otro de los tantos encantos que tiene este país.

Mount Cook

 

  1. SUPERMERCADOS

Nueva Zelanda, en general, no es un país barato y podría decir que algunos productos son bastante más caros que en España. Es lo que tiene ser dos islas en el Pacífico, que la mayoría de los productos hay que importarlos de la industrializada Australia.

El supermercado más barato de los cuatro más importantes es, sin duda, Pak ´n Save, aunque haya menos variedad de productos que en el resto. Los otros tres son más tradicionales pero más caros. Estos son Countdown, New World y 4Season. Recuerda que lo que ellos llaman salsa de tomate es, en realidad, ketchup. Yo, sin querer, llegué a hacer una pizza con la base de ketchup que tampoco quedó mal, pero no la recomiendo.

Nelson

 

  1. ALOJAMIENTO

Sin duda, lo más barato es hacer camping. Incluso, hay algunos que son gratis. Dicen que antiguamente se podía acampar libremente en casi cualquier lugar. Eso hoy está prohibido aunque haya gente que lo siga haciendo. Las multas son caras y pueden arruinarte el presupuesto.

Hay una buena aplicación para el teléfono llamada Rankers NZ que incluso funciona offline y en donde aparecen todos los campings del país con sus respectivos precios y comentarios de los usuarios.

Si vas a quedarte un mes o más en el mismo lugar, te conviene alquilar una habitación en alguna casa compartida. Hay dos páginas en donde buscar, una es easyroommate y la otra nzflatmates. Los precios para una persona arrancan en NZ$150 por semana.

En todo el país hay hostels pero no son tan baratos como en otras partes del mundo. Los precios empiezan en NZ$25.

Además, siempre podremos buscar hoteles o algún Airbnb, pero hay que tener en cuenta que esta última opción no es muy común fuera de las grandes ciudades.

Lago Pukaki

 

  1. DIABETES

Nueva Zelanda tiene una sanidad pública muy buena y totalmente gratuita para los residentes en el país. Los diabéticos pagan NZ$ 5 por cada receta de insulina hasta llegar a NZ$100 al año. Después de esa cifra, el resto es gratis. Se consiguen todas las insulinas que se consiguen en Europa y Latinoamérica excepto Tresiba. La concentración también es la misma que en estos lugares. Para los no residentes, los diabéticos que quisieran comprar insulina deberían, primero, ir a un médico local para que les hiciera una receta. Luego deberían ir a la farmacia y pagar el precio total de la insulina.

El glucómetro y las tiras reactivas que el gobierno ofrece gratis a los diabéticos es de la marca CareSens pero en farmacias y por internet se pueden conseguir otras marcas pero pagando por ellas.

Recomendamos viajar con un seguro médico para estar tranquilos ya que, en caso contrario, deberíamos pagar de nuestro bolsillo cualquier visita al doctor. Nosotros elegimos el seguro de Correduría de Seguros Barchilon que ofrece el primer seguro de viaje para diabéticos en España.

También llevamos a nuestros viajes las cartucheras de Medactiv para mantener la insulina bien refrigerada mientras nos trasladamos de un sitio a otro o cuando hacemos excursiones de un día.

Tongariro

 

  1. MONEDA

La moneda en Nueva Zelanda es el dólar neozelandés. A día de hoy (19/6/2017) el cambio es de 1€ = 1,54NZ$ y 1US$ = 1,37NZ$. Al país no se puede entrar con más de NZ$10.000 o su equivalente en otra moneda extranjera. Como en casi todo el mundo, la mejor manera de pagar es con tarjeta y la peor es sacando dinero del cajero con una tarjeta extranjera, salvo que tengas alguna que no te cobre comisiones. Si tienes que cambiar dinero, los bancos suelen ofrecer mejor cambio que las casas de cambio, pero en todos los casos te darán menos de lo que esperas. Por último, si necesitas hacer alguna transferencia internacional, la mejor opción es usar alguna página tipo Transfer Wise que te cobrará una comisión menor que los bancos y funcionan muy bien.

Arbol

 

  1. CLIMA

Dicen que este fue un verano atípicamente malo. Pero, a pesar de lo que uno pueda pensar, tuvimos mejor tiempo en la Isla Sur que en la Norte. Salvo en Northland y algún que otro día en la costa este, no recuerdo pasar calor en la Isla Norte. En cambio, en la Isla Sur, sobre todo en la costa este, el clima es más seco y puede haber días de verdadero calor. En la costa oeste las cosas cambian ya que las tormentas entran por ahí y las lluvias y el mal tiempo son constantes.

El mar es frío en todo el país y todo el año. Nosotros estuvimos de noviembre a abril, durante el verano, y nos bañamos en el mar sin tabla 4 veces, de las cuales 3 fueron en la Isla Sur porque el calor era agobiante.

Wanaka

 

  1. CURIOSIDADES

Es normal en NZ ver a gente descalza caminando por la calle. Es una característica cultural difícil de entender al principio pero con el tiempo te acostumbras. Imagínense estar haciendo la cola del banco con una persona bien vestida y descalza delante tuyo. Sin duda, en casi cualquier país occidental sería la atención de todas las miradas. Así que relájate, quítate las zapatillas (si el frío te lo permite) y disfruta del paseo.

Nueva Zelanda es un país culturalmente dividido y a pesar de los esfuerzos de los gobiernos por solucionar este problema, el racismo mutuo entre los descendientes de europeos y los maoríes es, aunque soslayado, evidente. Muchos maoríes, apoyados en la sangrienta historia, todavía creen que los europeos no deberían estar ahí. Y los comentarios que escuchamos de parte de los blancos decían que los maoríes se aprovechan de los subsidios del Estado y no les gusta mucho trabajar. Lo que si es cierto, y se puede sentir fácilmente, es la marginación que padece el pueblo maorí. En esta marginación los dos bandos tienen un poco de culpa, los blancos por acaparar los medios de producción y ser la clase dominante y los maoríes por su aislamiento y endogamia premeditados. Todavía tienen mucho trabajo por hacer para vivir en paz.

Nueva Zelanda es un país agrícola-ganadero y, a pesar de ser más desarrollado que mucho de los países del Hemisferio Sur, no deja de tener sus limitaciones. Poseen buenos lácteos, unas sabrosas frutas y verduras y de los mejores vinos del mundo pero carecen de casi todo lo demás y necesitan importarlo de otros países, sobre todo de Australia y Japón. Esto hace que sea un país bastante caro tanto para vivir como para hacer turismo, pero por sus paisajes, por su gente y por su calidad de vida vale la pena conocerlo y disfrutarlo.

– Damián

Atardecer en Auckland

Recent Posts

Comments/Comentarios

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.