Tipo 2 en Taranaki

En nuestro camino a Wellington, hicimos una parada en New Plymouth, un pequeño pueblo situado a la sombra del gran Monte Taranaki. En uno de esos extraños, pero hermosos guiños del destino, nuestra anfitriona de Airbnb había sido recientemente diagnosticada con diabetes tipo 2 y nos ofreció su punto de vista al respecto del tema. Ella fue tan honesta y abierta al hablarnos sobre su debut con la diabetes que parecía que subir esas montañas metafóricas de la vida era natural para ella. Debe ser algo local.

¿Cuándo fuiste diagnosticada con diabetes?

Fui diagnosticada con diabetes tipo 2 hace seis meses, en junio de 2016. Fui al doctor por una infección crónica y, buscando el origen del absceso, me hicieron varios tests y me descubrieron la diabetes por accidente.

¿Cómo recibiste la noticia?

El primer día lo acepté con tranquilidad, pero después, cuando llegué a casa, medité mucho sobre el asunto. Pensé sobre toda la gente que era diagnosticada con diabetes tipo 2 por tener un estilo de vida poco saludable. Ellos están comiendo mal, probablemente tengan sobrepeso, y no hacen suficiente ejercicio. Entonces, yo me estaba flagelando con esos pensamientos.

Después, comencé a leer mucho y encontré dos tipos principales de literatura. Uno te dice todas las cosas horribles que te pasarán si tienes diabetes y no sabes controlarla. Es una pesadilla como lectura. Y es muy general. No habla sobre la diferencia de diabetes tipo 1 y tipo 2, pero yo estaba en shock al descubrir los tipos de consecuencias que podía tener con una diabetes mal tratada.

Afortunadamente, la otra fuente es mucho más positiva. El mensaje principal fue que millones de personas tienen diabetes y la manejan bien todos los días. Probablemente, conozcas mucha gente con diabetes y no sepas que la tienen por lo bien que la llevan. Entonces, había dos ideas encontradas en las que yo estaba trabajando.

¿La sanidad es pública o privada en tu país?

En Nueva Zelanda, gracias a dios, tenemos un sistema de salud público. Mi experiencia ha sido que absolutamente todo lo relacionado con mi diabetes ha sido cubierto. Eso incluye mi glucómetro, mis tiras reactivas y mi medicina (Metformina y Pioglitazona). Yo tengo que pagar $5 NZD por recetas, pero sólo hasta $100 NZD. Entonces, después de 20 recetas al año, el resto es gratis.

Yo estaba realmente impresionada que, incluso, una nutricionista privada estaba incluida en mi cuidado y podía visitarla sin tener que pagar nada. Hay un programa de educación sobre diabetes en el Taranaki Base Hospital y hay enfermeros/as especialistas en diabetes que te ven regularmente. He visto a una enfermera tres veces. La enfermera y mi doctor están siguiendo mi progreso y todas las preguntas que yo tengo, ellos están disponibles para contestarlas. Cada vez que yo necesito ver a un especialista en diabetes, es gratis. Cada tratamiento que yo necesito, es gratis. No puedo imaginarme como debe ser vivir en un país donde no puedes conseguir insulina, cuando existe una posibilidad de que puedas morir.

¿Si hay algo que pudieras mejorar con respecto al tratamiento que estás recibiendo, qué sería?

Lo que yo mejoraría sería la firmeza de los profesionales de la salud para concientizar a los pre-diabéticos antes de que sea demasiado tarde. Un cosa que yo no me di cuenta es que, una vez que tienes diabetes, ya no hay marcha atrás. Yo no sabía eso y creo que mi doctor, probablemente, sabía que yo era pre-diabética. Yo estaba teniendo muchos síntomas que, mirando ahora hacia atrás, me doy cuenta que tenía diabetes sin tratar.

Pero los doctores no quieren ofender a la gente. Ellos no quieren decir que tú estás gorda, tú comes mal y tú no haces suficiente ejercicio. Entonces, no dicen nada. La obesidad es un gran problema ahora, especialmente cuando hay mucha gente allí afuera intentando justificar su sobrepeso. Pero a veces tienes que ofender a la gente para salvar sus vidas.

¿Cuál ha sido alguno de los aspectos más difíciles de ser recientemente diagnosticada?

Es un verdadero problema ir al supermercado y ver cuanto azúcar tiene todo. Es extremadamente difícil de medir y básicamente todo tiene azúcar. En los años ochenta todo era bajo en grasas; eso estaba de moda. Las procesadoras de alimento quitaban la grasa de la comida, pero como perdían mucho sabor, le agregaban azúcar. Sólo que ellos no se lo dijeron a nadie. Ahora, mucha comida son 90% libre de grasa, pero tienen dos veces más de azúcar. ¡Hasta el requesón tiene azúcar!

También, los productos sin azúcar son siempre más caros. Los refrescos -como Coca-Cola- cuestan menos que la leche o la gasolina, entonces creo que la sensibilidad de la gente sobre los precios los lleva a tomar elecciones equivocadas a veces. Parece como si el supermercado fuera tu enemigo. Tienes que tener una estrategia de guerra cada vez que vas a hacer la compra.

¿Hay alguna comunidad diabética en la zona donde vives?

Hay una asociación de diabéticos en Taranaki a la cual le he mandado un formulario. Sinceramente, antes de ser diagnosticada, nunca había escuchado que había una organización de diabetes en Taranaki. Una de mis primeras impresiones fue que yo no conocía a nadie que estuviera pasando o haya pasado por esto. Pero tenía la certeza de que había mucha gente que yo conocía que tenía diabetes, sólo que ellos no hablaban de eso. Pero para mí, con el nuevo diagnóstico, sentía que, aparte de los profesionales, no había ningún otro apoyo.

¿Te sientes cómoda viajando con diabetes?

Yo estoy en una situación donde puedo conseguir recetas en los países que visite porque llevo un certificado de mi doctor. También puedo llevar la medicación que necesite para tres meses. La clave con la diabetes tipo 2 es que, en el peor de los casos, tú puedes controlarla con tu alimentación. OK, no es la mejor cosa para tener que estar haciendo mientras viajas, pero es algo que puedes hacer. Y también puedes monitorear cómo está comportándose tu cuerpo.

¿Crees que el neozelandés promedio está bien informado sobre la diabetes?

No, no creo que ellos estén bien informados. Creo que el mensaje de las maneras que puedes ser pre-diabético y como puedes predisponerte para tener diabetes está volviéndose más conocido. Pero cuando caminas por la calle y ves el número de personas que posiblemente sean pre-diabéticos…la mayoría de esas personas no saben eso.

La gente necesita estar más educada sobre las señales prematuras de peligro de la diabetes. Por ejemplo, yo tengo muchísimos problemas con mis ojos y nunca supe que estaban relacionados con la diabetes. De hecho, este último año, me enojé con el optometrista porque yo había pedido unas nuevas gafas y cuando ellas llegaron no eran las correctas. La presión de mis ojos era diferente de cuando ellos habían hecho la prueba de mis ojos, tres semanas atrás. E incluso, ni el optometrista sugirió que podría ser diabetes, lo cual realmente me sorprendió. Yo tampoco sabía que podía afectar la sensibilidad de tus pies.

Otros profesionales de la salud -como los optometristas- también necesitan ser firmes para decirle a la gente que podrían estar teniendo estos problemas por tener diabetes. Una vez más, esto podría ofender a la gente, pero son cosas que la gente debe saber. Soy una militante – ¡Soy una militante de la diabetes!

Continua luchando por esta buena causa, Alison. ¡Tu eres otra militante de la diabetes que nos hace sentir afortunados de haber conocido!

New Plymouth Car Ride(Los perros de Alison y Ashley de camino a la playa. ¡Aparentemente, Ashley tiene el mejor asiento del auto!)

Donde dormir

¡En casa de Alison, por supuesto! Ella es una anfitriona “diabetes-friendly” y una gran conversadora. Pueden ver su anuncio de Airbnb aquí: https://www.airbnb.co.nz/rooms/11851699

Recent Posts

Comments/Comentarios

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.